sábado, enero 22, 2011

Humanizando el deterioro

Humanizando el deterioro: "


Por fin me atrevo con una entrada que debería haber hecho hace tiempo y que por falta de documentación (culpa mía) y también por ese pánico que siento cuando tengo que hablar de la obra de amigos, había ido posponiendo, hasta ahora mismo, que me pongo a ello.



Quería compartir con vosotros el trabajo de E1000Ink un artista que siempre me inspira en mis paseos por Madrid y que montones de veces me ha robado una sonrisa involuntaria, acompañada de un gesto de asentimiento complacido con la cabeza.



Él es un artista versátil que se mueve con soltura en muy diferentes técnicas y formatos, pero los trabajos que a mí más me gusta de él son los que surgen de su errar por la ciudad, de manera espontánea y fresca, llevado a cabo con escasos recursos y en el mínimo tiempo, esos que implican una observación atenta del deterioro, el abandono y la construcción descuidada, tan frecuentes en ciudades caóticas como Madrid.



Y yo, que también disfruto con la observación de lo que no quiere ser observado, me he quedado muchas veces, divertida y sorprendida, cuando al pasar por una grieta, he pensado… vaya, parece un animal, una figura, una cara… y al día siguiente ahí estaba, hecha por E1000 para mi disfrute y el de todos los que hasta ese momento no habían reparado en ello.



Y es que tiene la mágica virtud de humanizar todo lo que toca con su varita de color, asignando atributos animados a chapuzas, deterioros, demoliciones, hechos accidentales e involuntarios acontecimientos cotidianos, es pues, una especie de evidenciador de lo que no debería estar ahí.



Resumiendo que me lío, lo que hace este hombre, es identificar formas escondidas, por los lugares más insospechados y con mínimas intervenciones, sacarlas a la luz, dotándolas de unos pocos atributos humanos o animales.



En sus últimas intervenciones, que he visto en el blog de Alberto, está dedicándose a poner de relieve, nunca mejor dicho, antiestéticas cajas de registros eléctricos rejillas de ventilación y demás servicios que a pesar de ser importantes para el funcionamiento de los edificios, normalmente son colocadas descuidadamente en las fachadas, afeándolas de manera evidente.



Espero que las fotos expliquen mejor que yo el trabajo de este generoso artista, que usa la ciudad y sus imperfecciones para provocar sonrisas y en mi caso ternura.



Me parece una interesante manera de interaccionar con los ciudadanos, yo soy de la opinión de que no todo lo que se deja en la calle tiene por qué ser evidente y chillón, ni estar escrito con letras de spray… el humor, la poesía y la imaginación, también tienen hueco y cumplen una función social legítima, sacando a la luz problemas y conflictos, de manera más “amable” pero igualmente efectiva y además de todo esto, personalmente me viene genial para el ánimo.



Gracias E1000 por andar siempre en mi camino…



Las fotos son de Alberto de Pedro y del artista, bueno y una que le he robado a Ángel.








































Recomendar Articulo

"